jueves, 21 de junio de 2012

Pedales de León, Tercera Etapa

  El día se presentaba caluroso como el anterior y después de que Josean y el menda le diéramos una buena serenata a Fernan por la noche nos esperaba para salir un desayuno mas suculento que la dichosa cena. A las cuatro de la mañana aun estaba saboreando los garbanzos de la cena y la verdad es que la noche ha sido un poco mas pesada de lo que hubiera querido.
  El desayuno incluía unos huevos fritos con bacon churruscadito, que seguro no es lo mejor para dar pedales, pero coña, a esas horas entra de cine.

  Mientras desayunábamos Jorge nos contaba su experiencia futbolera del día anterior y comentaba que las mujeres que llevan la casa, según la gente del pueblo están un poco "pa´ alla". Como dice Manolo en el post anterior, un poco de miedo si que daban. Yo creo que los garbanzos tenían algún ingrediente secreto, porque no es normal como me han repetido.
  Tras un pequeño repaso a la bicicleta antes de salir y poner a punto la cadena, nos disponemos a salir en dirección a Crémenes.
  Salgo con un total desconocimiento de la ruta y sin tener ni pajolera idea de que nos íbamos a encontrar. El día anterior no había mirado nada de los apuntes de Manolo y ni conocía la distancia ni el dichoso acumulado. El sol, para variar, también empezaba a calentar de lo lindo y entre unas cosas y otras casi ya eran las diez de la mañana cuando empezamos la ruta.
  Nada mas salir ya empezamos a subir, aunque no era gran cosa, nos metimos por un camino un poco por encima de la casa donde habíamos pasado la noche y el camino, como no, tiraba para arriba cosa mala hasta llegar a un bosque frondoso donde empezamos a bajar. La verdad es que la bajada estaba siendo muy chula hasta que me puse detrás de Fernan y le vi hacer cosas raras con la rueda trasera. Le comenté que hacia y me dice que se le ha ido y cuando vuelvo a mirar a la rueda vi que en realidad estaba pinchada.
  Parada para arreglar el pinchazo donde descubrimos los ocho parches de Fernan en la cámara, que las válvulas de las cámaras antipinchazos que no aguantan una broma, los aires contaminados del bosque donde los garbanzos hacen su presencia y donde Jorge se lleva la palma. Con unas cosas y otras pasamos un buen rato antes de salir, con lo que si añadimos el retraso del desayuno, casi eran las doce y apenas habíamos realizado kilómetros. Nunca había sentido esa sensación tan acusada de andar y andar y no hacer kilómetros como en la Pedales de León.
  El recorrido fue un sube y baja constante hasta llegar a Cistierna, donde hubo un pequeño lío con los GPS y casi nos lo pasamos de largo. En el recorrido con el GPS podéis ver que nos pasamos de largo y dimos la vuelta por un camino que va pegado al río.
  Antes de llegar a Cistierna pasamos por un sitio donde tenían en un terreno cercado un par de jabalies con un lechoncillo.
  En Cistierna buscamos las tiendas de bicis para poder comprar algunos repuestos y luego fuimos a la plaza del pueblo a una terraza de un curioso Bar llamado Mar Cantábrico, donde encontramos banderas de España y del Athletic a patadas. Curioso sitio.
  Por cierto, por Cistierna pasa el río Esla que nos dejo impresionados por la cantidad de agua que lleva.
  Sacamos unos bocatillas de jamón por envidia del que se había zampado Jorge y cosas para picar. Acuarius, cerveza y coca colas como para una boda y cuando nos pareció salimos en dirección a Crémenes.
  Con la panza llena y los recambios que pudimos conseguir (creo que en todo Cistierna no había pastillas de freno para XT).
  Como no, salimos subiendo pero la cosa quedaba muy compensada por los senderos que nos hemos comido durante la salida, sobre todo antes de llegar a Saelices de Sabero.
  Luego un par de rampones enormes hasta llegar a Crémenes, por dios¡¡¡ (c) Jorge, y sus respectivas bajadas sin mucho que contar en esa zona o no recuerdo yo al menos nada destacable.
  Llegamos a Crémenes para hacer noche en el Hostal El Sabinar. El sitio no esta mal aparentemente. Dormimos en 3 habitaciones donde Manolo y Edorta comparten una habitación, Fernan y yo otra y Josean se gasea con Jorge esa noche.
Limpiamos bicis antes de subir menos Manolo, que rápidamente se fue a pegar la ducha y ponerse presentable.
  Manolo, antes de subir hizo los deberes y hablo con la dueña para que en la cena nos pusieran pasta. No queríamos repetir la experiencia de los garbanzos del día anterior. Creo recordar que cenamos sobre las ocho y media y mientras hacíamos tiempo no dejamos de papear patatas fritas y demás guarreridas bien acompañadas de cervezas, coca colas y acuarius. Jorge probo por primera vez el Limón y nada y creo que ahora es adicto.
  La cena muy buena con un buen plato de pasta carbonara y después el segundo plato que por mas que lo intento no recuerdo.
  La habitación no estaba mal del todo, aunque era un poco rara, con un armario empotrado en lo que parecía una columna y un baño aparentemente mas moderno que el resto de la habitación. Lo molesto era la luz de emergencia que estaba dentro de la habitación y que iluminaba toda ella al apagar las luces. Un coñazo. Ah, la cama tampoco era nada del otro mundo y la verdad a mi se me hacia muy pequeña e incomoda. Yo empezaba a estar muy cansado con lo que al pobre Fernan le quedaba una noche de serenata de lo mas molesta.
  Os dejo el perfil, las fotos y la ruta GPS para que le deis un vistazo.

  Perfil

  Fotos


































Ruta GPS


Saludos



6 comentarios:

  1. la cena fue ensalada con solomillo de cerdo y patatas fritas, no se si tambien llevaba huevo frito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, solomillo de cerdo con patatas fritas y huevo frito. Ves como no tienes que dejar de hacer las crónicas??

      Eliminar
  2. Huevo frito para todos menos para Fernan.
    Por cierto quiero decir que ha sido unautentico placer disfrutar de stos días con todos vosotros, es realmente emocionante poder realizar una actividad como esta, con unos paisajes tan espectaculares y con una gente con una calidad humana como la de todos vosotros. Realmente una cosa así no se puede realizar si no sientes el aliento de tus compañeros y el buen ambiente que todos generan. Si en algún momento a alguien le he podido ofender le pido perdón y espero con ilusión la próxima hazaña. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edorta, el próximo año nos vamos a Occitania...

      Eliminar
  3. menudo senderito que habia con la carretera a 100 m por debajo, y al llegar al pueblo vimos a una depilandose ante nuestra presencia sin inmutarse lo mas minimo.pena que solo la veiamos de cintura para arriba....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Manolo bien, dando detalles morbosos para que la gente se anime a venir. Creo que algo sale en el vídeo, no?? :-)

      Eliminar