sábado, 23 de junio de 2012

Pedales de León, Quinta Etapa

  Confiábamos que la poca distancia de la ultima etapa nos diera un poco de cuartelillo y entre eso y que el desayuno era irremediablemente a las ocho y media, pues no madrugamos casi nada. Ademas, en esta habitación, ademas de los ruidos nocturnos del tripedo, la luz de señalización de salida era un autentico incordio para pdoer dormir.
  El desayuno era, no se como decirlo, una mierda soberana. La leche medio fría, apenas una magdalena para cada uno, excepto Fernan, que nos demostró que tiene un apetito como para pesar mas del triple de lo que peso yo....
  Rogamos mas magdalenas para Fernan y algo mas de tostadas y como siempre ni un poco de zumo para poder tomar.
  Cambiarnos de ropa y dejar preparado todo y darle un vistazo a la bici que buena falta le hacia. El día se presentaba mucho mas bonito y con mas sol que el día anterior pero por si acaso le dí a la cadena aceite para zonas húmedas. Mas o menos la bici quedo presentable, aunque hay algunas cosas que tengo que mandar a revisar esta próxima semana. La cadena y el plato mediano casi seguro que los cambie junto con los piñones porque llevan ya unos cuantos km desde que los he cambiado la ultima vez.
  Una vez revisado todo y pagado el hostal, nos dispusimos a marcharnos. Entre unas cosas y otras nos dieron las diez de la mañana. El sol ya calentaba bien y el día estaba estupendo.
  Poco antes de salir del pueblo nos dirigimos a un camino que bajaba desde la carretera principal y que sorpresa cuando en vez de bajar, comenzamos a subir. Nos encontramos de frente con un grupo de montañeros, creo que gipuzkoanos por su forma de hablar, a los que saludamos al pasar con un ostentoso agur.
  Poco a poco empezamos a bajar pero la alegría duro poco. Pronto comenzamos la ascensión al primer puerto del día. No era demasiado fuerte aunque algún tramo la cosa se complicaba. El Sol pegaba fuerte y a mi se me había pasado darme crema. Reíros pero los primeros días hubo quemaduras solares dignas de ir a Cruces, sino que le digan a Josean y a Edorta como han llevado los muslos.
  La ascensión era lenta pero llegados a un paso entre una roca, nos paramos a sacar fotos y un poco mas adelante descubrimos un mirador, donde nos paramos a hacer las típicas fotos de grupo.
  Confiados en la menor distancia entre la salida y el Hotel San Glorio, estuvimos allí demasiado tiempo parados. Era el típico sitio para llevar una tortilla y unas cervecitas y estar un buen rato no haciendo nada. Unas vistas magnificas y rodeados de unos montes increíbles. Todos estábamos convencidos que aquello tenia truco pero nos confiamos. Cuando Manolo ya vio que nos relajábamos mucho, nos puso las pilas y seguimos la ascensión. Una ascensión que pronto descubrimos que no iba a ser moco de pavo y que no estábamos ni cerca de la cumbre.
  Comenzaba una subida que había empezado a 755 mtrs hasta los 1485 mtrs en la que solo una pequeña parte del recorrido ha sido ciclable. Por lo menos para humanos, los extraterrestres tipo Jorge ciclan un poco mas aunque en algún lado también puso pie a tierra. Al ser nuestro quinto día seguido y en todas las etapas haber realizado buenos esfuerzos, las fuerzas van muy justas para todos e incluso Manolo comentaba en una zona que se encontraba sin fuerzas.
  La verdad es que llegar arriba nos costó dios y ayuda, y cuando llegamos yo no me lo acababa de creer del todo.
  Arriba llegamos al puerto del Pan de Ruedas como saliendo de la nada, porque el camino no es camino cuando llegamos arriba y salimos por una campa. Algunos van a la fuente tan rápido que yo creo que no les da tiempo ni a leer que en el cartel pone que la fuente puede que lleve agua no potable. Lo cierto es que el agua corre y bien, y como dice Tomas, si hay musgo es potable, así que nos pusimos ciegos a beber.
  Tras un rato de relax y después de dedicarle casi dos horas a la subida y habiendo avanzado nada mas que once kilómetros, estábamos un poco asustados con lo que nos podíamos encontrar el resto de la etapa. Esa subida a mi me deja totalmente descojonado para el resto de la salida, para que engañarnos. Del dolor de la mano ni me acuerdo ya pero tengo una sensación de cansancio general tremendo.
  Comenzamos una pequeña bajada hasta Posada de Valdeón, en la que se combinan subidas y bajadas por un camino extrañamente ciclable. Edorta va con problemas en el freno delantero y va muy retrasado. Hay un punto donde hay un cruce y me quedo a esperarle. Ante la tardanza de este y que el resto del grupo ha seguido me acojono y me digo que es mejor que se pierda uno y buscarle entre todos a que nos perdamos dos y después de un buen rato lo dejo y sigo hasta que les encuentro. Les comento que Edorta no ha aparecido y que es mejor esperar en los cruces. Se le hacen las llamadas oportunas pero no coge o esta sin cobertura, lo mas normal en toda la Pedales pero al rato aparece algo mosca porque se ha perdido en un cruce y ha tenido que volver sobre sus pasos al darse cuenta que por allí no era.
  Ya todos juntos vamos en dirección a Posada de Valdeón y en una de las bajadas cañeras que hay antes de llegar Josean pega un llantazo y pincha. Nos quedamos Fernan y yo con Josean hasta que arregla el pinchazo. Edorta pasa pero ni se fija porque estamos parados.
J  osean quiere usar una bombona de Co2 para inflar la rueda y cuando tiene todo listo para inflar, pone sujeto el sistema para usar la bombona, esta pega un estallido que nos deja acojonados a los tres. Una de las gomas que estan en la boca donde sale el gas ha salido despedida. Josean saca la bomba manual pero Fernan le dice que cree que aun se puede usar y vaya que si. Con un poco de maña acaba por inflarse la rueda sin hacer falta de inflar manualmente.
  Seguimos los tres para Posada donde paramos en un Bar a tomar unos piscolabis. El Bar es el restaurante Asturiano. Cuando llegamos Manolo y Edorta ya están sentados con una ración de queso y cecina en la mesa y Jorge estaba hablando por teléfono algo mas alejado. Mientras traen la bebida damos cuenta de las raciones y le pedimos mas al camarero. Se le nota que no esta acostumbrado y se vuelve loco con los pedidos.
 Repetimos raciones y bebida y ademas rematamos con un helado. El sol comienza a dejar de apretar y el día se va poniendo algo mas gris. Eso si, mientras estamos comiendo el Sol va aguantando pero se nota que va cambiando el día.
  Llevábamos un rato cuando decidimos salir de allí e intentar subir el ultimo puerto para ir poco a poco a Llanaves de la Reina. Manolo ha comentado que es todo carretera, lo cual me tranquiliza aunque Josean había comentado que el tenia algo que transcurría por monte. Lo cierto es que salimos del Bar y seguimos la marcha todos juntos. Yo noto que me cuesta dar pedales un horror y cuando la cosa sube un poco voy a un ritmo lento porque las piernas no me dan para mas.
  En una de las subidas Jorge nota que tiene la rueda delantera pinchada y se para. Yo veo que Edorta y Manolo siguen y voy con ellos. Siempre me quedo pero esta vez decido que no paro.
  Solo de pensar lo que queda me pongo malo así que me concentro en dar pedales e ir poco a poco haciendo km. Nos queda una subida que nos lleva a una altura de mas de mil quinientos metros. Manolo y Edorta van a mejor ritmo y los voy perdiendo a medida que vamos subiendo.
 En un momento dado vemos en la carretera, por la parte de abajo que Josean, Fernan y Jorge van subiendo también poco a poco. Al poco pierdo de vista ya a Edorta y Manolo y voy subiendo solo. Se me hace raro que Jorge no me pille pero doy por sentado que va con Fernan y Josean, que tampoco van demasiado sobrados.
  Cuando estoy a punto de coronar me da alcance Jorge y me dice que han subido por monte y que si nosotros hemos subido por allí. Le digo que no, que hemos subido por carretera todo el rato. He seguido a Manolo que era quien tenia el GPS y de monte ni rastro. Jorge comenta que ellos han tomado un desvío al poco de salir del pueblo y que la subida ha sido toda por monte. Fernan y Josean están subiendo mas despacio y Jorge calcula al menos quince minutos lo que les va a sacar en meta. Yo doy gracias por haber subido por carretera porque sinceramente no me apetecía nada hacer mas empujabike.
  Al rato aparecen Fernan y Josean vacilandole a Manolo y diciéndole que no ha realizado la Pedales de León y que hay que bajar y volver a subir para hacerla bien. Vaya par de cabrones¡¡
  Bajamos para Portilla de la Reina donde estos parece que tengan una prisa horrorosa por llegar. En la bajada pierdo a Josean y Manolo de la leche que van. Fernan y yo vamos juntos mientras Edorta nos pasa como un misil. Jorge se queda rezagado bajando de lo mas tranquilo. Fernan y yo vemos que dar pedales con el aire que pega de cara no es demasiado productivo con lo que nos dejamos ir.
  Llegamos a Portilla de la Reina y vemos que estos no han parado y han seguido hasta el Hotel San Glorio. Hubiera estado bien tomar algo en Portilla, hacer una foto de despedida y subir al Hotel pero estos no han esperado.
  Llego como puedo al Hotel y cuando llegábamos Jorge y yo hacemos el ritual de llegada solos. El resto ya están algunos con las bicis en los coches metidas y todo.
  Comentamos de hacer una foto en grupo pero hay ganas de ducharse y nadie espera a hacer la foto. Desde el Hotel nos han dejado una habitación para que nos duchemos los seis y nos están haciendo unos bocatas de tortilla de chorizo.
  Poco a poco nos duchamos todos y nos adecentamos, hacemos cuentas con el del Hotel por el gasto del día y lo pactado con el transporte de las maletas. También hacemos cuentas con Manolo, Fernan y Jorge por el gasto del transporte hasta allí y hacemos cuenta del gasto total. No ha superado para nada los trescientos euros.
  El próximo año haremos la Pedals de Occitania. Ya esta decidido. La ruta merecerá mas la pena que esta, eso seguro, pero seguro que lo pasamos estupendamente como este año.
  Antes de irnos Josean le deja el móvil a una chavala de ojos claros, que muy gustosamente nos hace la foto de despedida de la Pedales de León. Nos ha quedado muy chula y seguro que Maestre esta orgulloso de ella.

  Perfil

  Fotos





























  Ruta GPS


  Saludos

6 comentarios:

  1. eso de que Josean la deja el movil a la chavala suena como qeu la tira los trastos, je, je. aclaro se lo deja para hacer la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernan, todo el mundo lo ha entendido. Tu es que tienes la mente muy pero que muy sucia..... jeje
      Por cierto, me deje en tu coche la bomba y hoy la he necesitado. El jueves VUELVO¡¡¡¡¡

      Eliminar
  2. viernes por la tarede si quieres damos una vueltita para que me enseñes esos nuevos single tracks del vivero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi no hay problema. Espero que no llueva...

      Eliminar
  3. Vaya manera de desmerecer una ruta como la Pedales.. en fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Pablo, permitemete la licencia de desmerecer en mi blog lo que yo considero que ha de ser desmerecido. Francamente es mi opinión sobre el recorrido que nosotros hicimos y que no me ha gustado demasiado. No pretendo convencer a nadie sobre como es el recorrido, solo transmito lo que yo vi.
      Si quieres aportar tu opinión esto es libre...

      Eliminar